jueves, 22 de marzo de 2012

13. Final

Temiéndome lo peor salí de mi casa rápidamente. Apenas me dio tiempo de coger el móvil y las llaves. Corrí tan rápido como pude hasta llegar a la casa de Cris.
Me encontré a sus padres fuera  hablando por teléfono y muy preocupados.
-¿Saben donde esta Cris? –pregunte casi sin aliento.
-No, se fue dejándonos esta nota. –dijo su madre dándome un papel. <<Me voy, muy lejos. Adiós>> Justo lo mismo que me había dicho a mi.- La estamos llamando al móvil pero no lo coge, estoy preocupada, además se ha ido en la moto de su hermano.
Abrí mucho los ojos.
-Creo que puedo encontrarla. ¿Me dejan la bici de Cris? –pregunté.
-¿Puedes encontrarla? –dijó su madre agarrándome de los hombros- Puedes cogerla.
Les dí mi número de teléfono a sus padres y ellos el suyo para mantenerlos informados si la encontraba.
Con la bici de Cris me dirigí lo más rápido que pude a la autopista. Si había cogido la moto tenía que haberse ido por la autopista. Con todo el cuidado que pude tener ande por la autopista.
Había una larga cola de coches así que eso me facilito las cosas. Conforme me fui acercando me fui dando cuenta de el porque de aquella larga fila de coches. Había habido un accidente de tráfico. Pase por al lado y me fije en algo. Una moto que me sonaba bastante. Una chica tirada en el suelo cubierta de sangre y heridas. Los técnicos de una ambulancia la estaban colocando en una camilla.
Los ojos se me llenaron de lágrimas.
-¡CRIIISS! –grité a todo pulmón.
Baje de la bici y me lance hacía ella. Unos policías me cogieron diciendo “no puedes pasar aquí” yo grite y patalee “es mi amiga, es mi amiga” grité. Los policías me soltaron y me acerque a Cris que estaba inconsciente en la camilla.
-Ooh Cris, ooh Cris –dije entre sollozos. -¿Qué has hecho? ¿Qué has hecho?
Mire a los técnicos.
-Se va a poner bien ¿verdad? –no me contestaron -¿verdad? –grite mas fuerte.
-Por ahora su vida corre peligro, debemos llevarla al hospital ya.
Las piernas me temblaron y las fuerzas me flaquearon.
-¿Vas a venir con ella? –preguntaron tras subirla a la ambulancia.
-Si.
Me ayudaron a subir y mire como trabajaban los médicos de la ambulancia mientras yo hacía unas llamadas.
Me costo mucho decírselo a los padres de Cris, y también a Carlos. Luego llamé a mis padres para decirles donde estaba y también llame a Elena para contarle lo que había pasado.
Lo que pasó a continuación no lo recuerdo con exactitud. Se que se llevaron a Cris para atenderla de inmediato y que me tuve que esperar en la sala de espera. Ya no lloraba, no me quedaban lágrimas. No recuerdo en que pensaba pero cuando llegaron los padres de Cris me encontraron ausente y totalmente inmóvil. Les explique todo lo que sabía y después llego un médico.
-¿Son ustedes los padres de la chica? –dijo el médico. Sus padres asintieron agarrados de la mano.- Su hija esta fuera de peligro. Ha despertado y le hemos hecho múltiples pruebas, no tiene daños cerebrares y las quemaduras que tiene son leves. Por ahora la mantendremos en observación y si todo va bien pronto le podremos dar el alta.
Los padres de Cris soltaron un gran suspiro y yo noté como si me quitaran un gran peso de encima. A partir de entonces estuve mas tranquila.
-¿Podemos entrar a verla?
-Si, claro. Ah, se me olvidaba a dicho que quería ver a Eli.
-¿A mí? –dije confusa.
-Si, eso parece.
Fui a la habitación que se encontraba Cris con sus padres. Aun estaba pálida y tenía muchas heridas y quemaduras pero sonreía.
Sus padres la abrazaron con cuidado y la regañaron por haber echo lo que había hecho, la volvieron a abrazar y nos dejaron solas.
-Tontaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa –le dije.
-Lo se, lo siento…
-¿Por qué lo has hecho?
-No los se, me sentía tan mal por lo de Carlos… Quería huir… ví la moto de mi hermano y pensé que era mi oportunidad… en la autopista me distraje un segundo y lo siguiente que recuerdo es despertarme aquí.
La abrace con cuidado.
-No vuelvas a darme un susto así.
Al rato la madre de Cris anunció que había alguien que quería ver a Cris. Esta lo dejo pasar.
-¡Carlos! ¿Cómo lo has sabido?
-Eli me llamo y me lo dije, en cuanto supe el hospital en el que estabas he venido corriendo a verte.
-Ooh, muchas gracias.
-¿Cómo estas?
-Mejor.
-Siento mucho todo lo que te he hecho… Quiero que sepas que te quiero pase lo que pase y que por favor no hagas más estupideces como esta.
-Oooh, Carlos…
Los dos se dieron un tierno beso y se agarraron de las manos.
-Creo que sobro aquí… -dije andando hacía la puerta.
-No seas tonta, quédate aquí.- dijo Cris.


Ya han pasado dos meses desde aquel accidente. Las heridas de Cris están totalmente curadas y su relación con Carlos es perfecta y envidiable. Las cosas han salido bien, tal y como yo dije, con algún pequeño problema, pero como se suele decir bien esta lo que bien acaba.
Os preguntaréis que fue de mi y Raúl. Le dí una oportunidad. Dentro de dos días hacemos dos meses y estoy segura de que cada día lo quiero más.
Ahora me pregunto que me deparara el futuro, ¿seguirá todo tan maravilloso como ahora? ¿Cambiaran las cosas a peor? No se pero espero que todo siga igual de bien. 





***************************************


Y eso es todo amigos. Espero que os haya gustado y hayáis disfrutado leyendo esta pequeña historia. Me hubiese gustado hacerla mas larga y no que pasara todo deprisa y corriendo pero es que si no estaba segura de que no la terminaría ^^' 


Adiós y gracias por leer ^^

No hay comentarios:

Publicar un comentario